Casa / Ciencia / el peligro de las vacunas ¿verdad o mentira?

el peligro de las vacunas ¿verdad o mentira?

El peligro de las vacunas ¿verdad o mentira?

En el presente articulo hemos querido referirnos a esta citada controversia que se ha generado en paises de chile, sudamerica y europa, se trata de las famosas vacunas, en modo alguno nuestro portal de medicina saludable esta en contra de las vacunas pero tampoco a favor preferimos mantenernos al margen siempre alertas a los diferentes estudios y ensayos que realiza la ciencia medica.

Hay algunas reflexiones que debemos hacer para introducirnos en el tema:

  • se esta disparando contra un enemigo que no existe. pero que segun los estudios tiene altas probabilidades de afectar nuestro organismo, es como disparar un arma contra un enemigo invisible que aun no esta pero que segun lo que se estudia existe un 90% de probabilidades de atacar.
  • por otro lado todos la gran mayoria de la poblacion somos vacunados segun lo que exige la ley o el ministerio de salud en cada pais y son algunos casos poco % de personas las que tienen algun efecto secundario o inclusive la muerte, ¿por que sucede esto?, ¿si las vacunas fueran realmente perjudiciales todos estariamos afectados?
  • segun datos aportados por la OMS las vacunas generan cerca de 25.000 millones de dolares al año, ¿esto es parte de un servicio desinteresado por la salud o un negocio millonario?, segun lestas cifras muy pronto el mayor negocio de las farmaceuticas seran las famosas vacunas tan importantes en niños y adultos.
  • lo dejamos a la reflexion, sea usted el que juzgue.

El pasado año se publicó el libro The Panic Virus, un ensayo al que sus editores presentan como “la obra definitiva para zanjar la polémica sobre las vacunas” y en la que su autor, Seth Mnookin, echa por tierra todas y cada una de las afirmaciones en las que se basan los miembros del conocido como “Movimiento de los Antivacunas”  y las teorías que defienden que ciertas vacunas están vinculadas con el origen del autismo.

Este ensayo narra la historia de la controversia sobre las vacunas y el autismo, que se remonta a un estudio del año 1998 publicado por Andrew Wakefield y que en la actualidad ha sido rechazado por la comunidad científica.

Andrew Wakefield, un gastroenterólogo británico, publicó un artículo en la revista científica “The Lancet” con una afirmación sorprendente: la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola podría estar detrás de las causas del autismo. Los medios de comunicación se apoderaron de la historia y, de paso, ayudaron a poner en marcha una de las más devastadoras historias de terror sanitario. En los años venideros, Wakefield se revelaría como un especulador aliado con los abogados de litigios colectivos. Wakefield tuvo que retractarse públicamente de sus conclusiones en 2010 afirmando que había manipulado los resultados del estudio.

El libro es muy crítico con varias figuras públicas de Estados Unidos, como Jenny McCarthy, Oprah Winfrey o Robert F. Kennedy Jr. por conceder crédito al estudio que aseveraba que las vacunas eran las responsables del autismo.

En chile El jefe del programa de Inmunización del Ministerio de SaludFernando Muñoz, respondió a la polémica por la decisión de la Corte de Apelaciones de Talca que emitió una orden de no innovar y paralizó la vacunación contra el virus del papiloma humano en 15 casos, asegurando que “esto no es una controversia científica“.

La autoridad precisó que “no hay una controversia científicalo que hay es desconfianza porque hay informaciones incorrectas en las redes sociales y nosotros estamos disponibles para aclarar cualquiera de las dudas”.

En la conversación con Cooperativa, Muñoz fue confrontado con Lorena Bustamantepresidenta de la ONG Red Infancia Chile “No al Gardasil”, quien invitó al representante del Minsal a “hablar con respecto a lo que pasó en Japón en 2013 y que luego el mismo Gobierno de Japón proporcionara a 176 niñas el tratamiento de los efectos adversos“.

Aquí en Chile se ha dicho que no hay en ninguna parte niñas con efectos adversosJapón proporciona dinero a las familias y reconocen los efectos adversos, no los niega y no termina con la vacuna, sino que la deja de recomendar”, detalló.

El timerosal contiene un compuesto del mercurio conocido como etil mercurio. No es lo mismo que el metil mercurio, que se encuentra en cantidades elevadas en algunos peces. El metil mercurio se acumula en el tejido humano y, cuando llega a ciertos niveles, puede afectar el desarrollo cognitivo en los niños más pequeños.

Los científicos han estudiado las vacunas y han concluido que el etil mercurio no tiene el mismo efecto que el metil mercurio. Además investigaciones llevadas a cabo por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) determinaron que el cuerpo elimina el etil mercurio con mucha más rapidez que el metil mercurio, por lo cual el etil mercurio no se acumula en el tejido humano.

Algunos grupos ciudadanos destacan la existencia de un número reducido de estudios que se hicieron hacia finales de la década de 1990, y que trataban de demostrar que el timerosal desencadenaba el autismo. Estos estudios los llevaron a cabo el Dr. Mark Geier y su hijo David. Mark Geier, especialista en genética y ex investigador de los Institutos Nacionales de la Salud, se ha desempeñado como consultor y perito en apoyo de demandantes en varias demandas que alegaban daños derivados de vacunas, llevadas ante el Programa Nacional de Compensación por Daños Derivados de Vacunas, y además en demandas civiles.

 De acuerdo con los Geiers, los niños expuestos al timerosal de las vacunas tienen una probabilidad seis veces mayor de tener autismo que los niños no expuestos. Basan sus conclusiones en el análisis de la información obtenida del Vaccine Adverse Event Reporting System o Sistema de Reportaje de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS por sus siglas en inglés).

El agente antimicótico y antiséptico Timerosal está compuesto en un 49% aproximadamente por mercurio, elemento tóxico que se asocia a la manifestación de autismo en menores, motivo por el cual fue retirado del mercado en Estados Unidos y parte de Europa. En nuestro país sigue presente en vacunas pentavalentes.

Es por esto que en chile la diputada Cristina Girardi presentó un proyecto hace cuatro años, para eliminar este agente de las vacunas que se entregan en nuestro país. Jaime Mañalich manifestó que la propuesta “está pasada de moda” debido a que habrían estudios que demuestran la inocuidad del Timerosal. Para la diputada del PPD, el ministro de Salud estaría incurriendo en conflicto de intereses pues tendría acuerdos con los laboratorios médicos, lo que tendría el proyecto de ley estancado en el Congreso.

Las opiniones de profesionales están divididas pues existirían estudios que avalan la relación entre Timerosal y autismo en menores vacunados, como también los que demuestran que el compuesto no genera daños al organismo. Mientras en Chile se sigue comercializando, países alrededor del mundo dejaron de trabajar con Timerosal y en su lugar utilizan vacunas de dosis personales en ampollas individuales.

La investigación del Dr. Haley le ha llevado a adoptar una postura profesional contra el mercurio y el timerosal en las vacunas. Durante muchos años, Haley ha estudiado la bioquímica de la enfermedad de Alzheimer. Esta investigación le llevó a identificar la toxicidad del mercurio como un factor importante que contribuye, y posiblemente un factor causal en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

El Dr. Haley fue el primer científico para argumentar que el timerosal, un conservante muy utilizado en las vacunas era la toxina ambiental más probable que contribuye a nuestras crecientes tasas de autismo. Haley incluso ha seguido que la investigación con el trabajo adicional que demuestra que varias sustancias como algunos antibióticos, y la hormona testosterona, en realidad aumentan la toxicidad del timerosal; un concepto conocido como la toxicidad sinérgica. Además, mientras que en colaboración con otros, ha demostrado que el análisis del pelo del nacimiento por mercurio revela que los autistas representan un subconjunto genético de la población que no pueden excretar eficazmente el mercurio.

El Dr. Haley ha desafiado al defensor de vacunas Paul Offit, MD, a numerosos debates públicos sobre las vacunas. El Dr. Offit siempre lo ha rechazado. El Dr. Haley también es un abierto crítico de una gran parte de la investigación de las vacunas que está financiada por la industria farmacéutica, llamando mucho de ésta, fraudulenta.

Medicina saludable solo comparte informacion que en ningun caso sustituye recomendaciones medicas o tratamientos.

si te ha gusta gustado el articulo ayudanos a compartir y regalanos un me gusta para recibir toda la informacion que constantemente estamos entregando para mejorar tu salud.

Acerca de admin

Check Also

Las 5 Causas de las Enfermedades según Paracelso

Las 5 Causas de las Enfermedades según Paracelso Para poder comenzar el desarrollo de este …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *